SUPONGAMOS QUE LOS MEMES NO PRODUCEN EFECTOS JURÍDICOS… PERO SUPONGAMOS, PORQUE SI PUEDEN PRODUCIR.

XC_LogoFinal (1)

El maravilloso pero a su vez polémico mundo de las redes sociales, siempre nos tiene entretenidos de alguna forma, ya sea con vines, animaciones gif, emoticones, tuits, etc. En estos incluyo los famosos memes, que a pesar de ser simples imágenes junto con una combinación de ingeniosas frases, se han convertido a mi consideración como la forma más efectiva de causar humor, interés e inclusive una manera de ejercer la libertad de expresión.

 

Pero, ¿Es posible que los memes, es decir la imagen combinada con frases cortas, pueda producir efectos jurídicos relevantes? ¿Qué ocurre si utilizan mi imagen para un meme? Traigo al análisis estas interrogantes debido a que ahora se ha vuelto muy común utilizar la imagen de una persona sin su consentimiento, para estipular algunas frases en ella y difundirlo a través de las redes sociales, con el fin de causar algún tipo de sensación humorística a los internautas.

Los efectos jurídicos que puedo identificar con relación a los memes, son los siguientes:

 

1.- El derecho a la protección de datos personales: Cabe indicar que el dato personal es toda información que nos identifica o nos puede identificar, ente éstas se encuentra la imagen de una persona. El derecho a la protección de los datos personales consiste en aquella facultad que tenemos las personas naturales en controlar que nuestra información personal no sea objeto de cesión o tratamiento, sin nuestro consentimiento expreso, salvo excepciones legales.

La publicación no autorizada de un meme que comprenda la imagen de una persona, es una vulneración directa a este importante derecho, por la sencilla razón que la imagen al ser un dato personal y a su vez el publicar la imagen es considerado como un tratamiento, debe contar con la autorización del titular, caso contrario se configura su vulneración. Además, nadie puede excusarse en publicar un meme con la imagen de un tercero sin su consentimiento, invocando la libertad de expresión.

 

2.- El derecho a la buena imagen: Muy similar al anterior, pero con la peculiaridad que este derecho se enfoca en los efectos que pueda producir la difusión no consentida de la imagen de la persona y los posibles daños inmateriales. Un ejemplo claro sería que si alguien ha sufrido un agravio a su moral, honor o reputación debido a la publicación de un meme con su imagen, el titular o el agraviado puede interponer una acción civil por daño moral o solicitar su reparación integral a través de la acción del Hábeas Data.

 

3.- El delito de violación a la intimidad: En mi artículo  El delito de violación a la intimidad: Confusión del COIP con los datos personales, expresé mi desacuerdo con respecto al delito de violación a la intimidad tipificado en el Código Integral Penal, puesto que dicha norma confunde la definición de “intimidad” con “datos personales”. No obstante, es posible que la creación de un meme pueda transgredir la esfera íntima de la persona, ya sea al exhibir partes desnudas o cualquier información de carácter íntimo y en consecuencia se configuraría el delito reprimido por la normativa penal. Así por ejemplo, en las redes sociales circuló un meme en donde estaban dos personas aparentemente tomándose una foto y al mismo tiempo manteniendo relaciones sexuales, vistiendo cada uno camisetas de dos populares equipos del Ecuador. Esta publicación causó sensación de burla para el equipo que perdió el partido de fútbol y también un crudo humor a los internautas. Dicho meme sin lugar a dudas es una vulneración a la intimidad, por cuanto se exhibe las partes íntimas de las personas que aparecen en la imagen y a su vez como es obvio, nunca se contó con el consentimiento de sus titulares.

 

Los memes también pueden producir efectos jurídicos en el área de propiedad intelectual, sin embargo al no ser especialista en dicha materia, recomiendo leer este artículo del jurista Alfredo Cuadros Añazco. (https://alfredocuadros.com/2015/09/14/los-memes-y-la-propiedad-intelectual-el-caso-del-socially-awkward-penguin/).

 

Para los casos de los memes que se basan en personas que gozan de una fama notoria u ostentan algún cargo público (presidente, alcalde, etc), es preciso indicar que según la doctrina y la jurisprudencia internacional, el grado de tolerancia de éstas personas debe ser mayor que el de los particulares y por lo tanto el nivel de gravedad de alguna eventual transgresión por la publicación del meme, no será el mismo como si fuera el de un particular. Por ejemplo, resultaría difícil que una persona muy conocida como Lionel Messi, pueda efectuar algún reclamo de su imagen difundida en un meme, ya que su condición como jugar famoso a nivel mundial, implica que su imagen sea explotada por los internautas las 24 horas del día.

No obstante, esto no significa que las personas conocidas públicamente no tengan derechos, debido a que si el meme exhibe alguna intimidad de la persona famosa, éste tendrá todo el derecho en iniciar las acciones legales correspondientes.

 

En el Ecuador existe poco criterio jurisprudencial que abarquen estos efectos jurídicos, especialmente porque aún no contamos con una Ley que regule la protección de datos personales, razón por la cual es posible que nuesta cultura poco nos importe sobre las consecuencias jurídicas que pueda producir un meme; pero, sin el ánimo de motivar una “censura” o limitación a la libertad de expresión, es tiemo que se haga reflexión sobre los memes que se publican ( y se reproducen) a través de las redes sociales, cuando se utiliza la imagen no autorizada de un tercero, porque una vez que circulan en la red, ésta misma se encargará de hacerla inolvidable para los internautas.